Nuestros Ingredientes

La diversidad y el poder de la naturaleza son nuestra fuente de inspiración. Usamos ingredientes naturales e ingredientes de origen natural de todo el mundo para crear productos que hacen lo que prometen y dejan una sensación agradable en la piel. Creamos fórmulas basados en 3 principios:

Uno de los requisitos de The Body Shop es que nuestros ingredientes de origen natural sean también renovables. Es decir, que procedan de fuentes abundantes y capaces de auto regenerarse, al contrario que los combustibles fósiles, por ejemplo, que tardan millones de años en generarse.

*Estas definiciones están basadas en la Guía de Buenas Prácticas para la industria cosmética de la ISO, una organización independiente, internacional y sin ánimo de lucro.

Descubre más información aquí

¿A QUÉ NOS REFERIMOS CON INGREDIENTES SINTÉTICOS?

Los ingredientes sintéticos son ingredientes de creación humana que se obtienen mediante reacciones químicas, es decir, son ingredientes que normalmente no se encuentran en la naturaleza en su forma final.

Un ejemplo de ingrediente sintético es el isononyl isononanoate, un aceite sintético que ayuda a conservar la hidratación de la piel tras aplicar una crema. Deja una sensación en la piel más ligera que los aceites vegetales, es 100% biodegradable y tiene un perfil de ecotoxicidad bajo.

En algunas ocasiones, los ingredientes sintéticos le aportar propiedades a nuestras fórmulas que la naturaleza no puede. Algunos de estos ingredientes son más funcionales,o incluso más ecológicos que los ingredientes naturales.

Las alternativas sintéticas a algunos ingredientes naturales contribuyen a aportar consistencia, calidad y eficacia a largo plazo a un producto. Por ejemplo, los conservantes y los filtros solares protegen los productos y también a las personas que los usan.

¿CÓMO PROBAMOS NUESTROS PRODUCTOS?

Nuestros expertos tienen conocimientos pormenorizados de las materias primas y de los usos de éstas. Usando esos conocimientos, combinan los ingredientes para crear fórmulas seguras que respetan la piel de nuestros consumidores, el medio ambiente y que hacen lo que prometen. Nuestros productos se someten a numerosos exámenes para garantizar su seguridad y su efectividad. Realizamos tres tipos de pruebas principales: test con datos informáticos, test con tejidos creados en laboratorio y test en personas.

Como marca internacional con presencia en más de 60 países, cada uno de los productos que desarrollamos cumple con los requisitos legales más estrictos. Además de crear productos que son seguros y efectivos, tenemos un compromiso para continuar mejorando nuestra

huella medioambiental año tras año.