LUCE UNA PIEL RADIANTE TENGAS LA EDAD QUE TENGAS

Tanto si tienes un rostro joven como si refleja más edad y experiencia, saber cómo cuidar tu piel es la clave para mantenerlo bonito.

A LOS 20 AÑOS

La piel disfruta de la máxima elasticidad e hidratación, así que debes cuidarla bien.

A partir de los 25, la elasticidad comienza a reducirse y la mayoría de las mujeres de esta edad no se hidratan lo suficiente, por lo que comienzan a aparecer líneas de expresión y arrugas, sobre todo en el contorno de los ojos.
Siempre recomiendo que las mujeres empiecen a invertir en productos de cuidado facial de calidad a partir de los 20 años para evitar y reducir el envejecimiento prematuro, para mantener una piel de aspecto joven y sano el mayor tiempo posible.

  1. Elige sérums o lociones ligeras para hidratar tu piel. Si ya te has librado del acné juvenil, no querrás que vuelva a aparecer por culpa de cremas grasas que puedan obstruir tus poros.

  2. Es posible que sigas disfrutando de la noche en fiestas universitarias, pero, ¡jamás te olvides de limpiar tu piel antes de irte a la cama!
    En este caso te recomiendo un limpiador suave que elimine el maquillaje y las impurezas con eficacia. Así impedirás que los poros se obstruyan.

  3. A partir de los 25, la elasticidad de la piel comienza a descender. Apuesta por un sérum o gel de ojos antiedad.

A LOS 30 AÑOS

La piel joven rebosa colágeno, elastina y ácido hialurónico,

Sin embargo, el paso de los años hace que estos compuestos empiecen a disminuir. A partir de los 30 años, nuestra piel pierde un 1% de colágeno al año. Fumar, lidiar con el estrés y un estilo de vida sedentario y poco saludable pueden acelerar está degradación.
Dos hormonas clave para la juventud de la piel son los estrógenos y la testosterona. Los primeros aumentan el grosor de la piel, su nivel de colágeno, el flujo sanguíneo y los glicosaminoglicanos (que mantienen el nivel de agua de la piel). A partir de los 30, los niveles de estrógenos comienzan a descender y empiezan a aparecer líneas de expresión y arrugas, sobre todo en el contorno de los ojos.
A medida que el nivel de estrógenos desciende durante los 30, la testosterona (encargada de la fortaleza muscular, el crecimiento acelerado y la seguridad en uno mismo) alcanza un nivel relativamente más alto. Si no equilibramos nuestras hormonas mediante un estilo de vida saludable y una gestión adecuada del estrés, podemos sufrir acné.
Es posible que durante esta década comiences a notar líneas de expresión alrededor de los ojos y en la frente. Quizás el tipo y tono de tu piel se vuelvan más irregulares, con una mezcla de piel seca en mejillas y mentón, pero grasa en la zona T. Los siguientes consejos te ayudarán a lucir una piel más bonita.

  1. No olvides exfoliarte. Sirve para eliminar células de piel muerta y promueve la formación de células nuevas.

  2. Dedica un poco de tiempo a cuidar de tu piel cada semana con una mascarilla de arcilla o hidratante, según tu tipo de piel. Así estimularás tu piel y te ahorrarás ir a un centro de belleza.

  3. Ha llegado el momento de invertir en una línea de cuidado facial antienvejecimiento. Tu piel se beneficiará de los ingredientes reafirmantes y renovadores que ofrecen las líneas de cuidado facial antienvejecimiento.

  4. Usa protector solar a diario, aunque esté nublado, para minimizar el daño celular y el envejecimiento prematuro.

  5. Usa una mascarilla de noche para notar los beneficios del proceso de regeneración natural de la piel mientras duermes.

  6. Empieza a utilizar productos que contengan ácido hialurónico para garantizar la hidratación y estimular tu piel.

  7. El uso de aceites durante los 30 puede estimular la regeneración celular, ya que nutren las células y aportan hidratación para mantener la piel firme y elástica.
    Si tu piel es sensible y tiende a resecarse, te aconsejo utilizar los aceites a diario por la noche. Si trabajas en una oficina o entorno con un ambiente muy seco, puedes utilizar los aceites también por la mañana.

A LOS 40 AÑOS

Eres una auténtica supermujer y has perfeccionado tu rutina para que sea eficaz tanto en el trabajo como en casa.

En esta década, notarás que la piel comienza a estar más deshidratada y ha perdido firmeza. Puede que tus poros se dilaten y que la piel adquiera una textura más rugosa. El proceso de renovación celular se ralentiza y tu piel puede volverse más apagada y cansada.
A medida que nos adentramos en los 40, nuestros niveles hormonales comienzan a descender, incluida la testosterona, lo que afecta al tono muscular de nuestra cara, que se vuelve más laxo, y a la piel, que se vuelve más seca. En esta década, es fundamental hidratar la piel para mantener su uniformidad.

  1. Exfóliate con más frecuencia para contribuir a mejorar la textura de la piel y reducir la aparición de poros dilatados. Además, así lucirás una piel más deslumbrante.

  2. Utiliza también una crema de noche más ligera para hidratar tu piel.

  3. Utiliza un sérum reafirmante por la mañana y por la noche para mejorar la firmeza de tu piel.

  4. Cambia los tónicos por lociones esenciales para mantener la piel continuamente hidratada.

  5. Dedica un poco de tu tiempo a ejercitar los músculos faciales y darte masajes en el rostro: aumentan la circulación sanguínea, reducen la hinchazón y estimulan el sistema linfático. Prueba el masajeador facial de la línea Revitalizante Intensiva Oils of Life™.

  6. El uso de aceites a los 40 puede estimular la regeneración celular, ya que nutren las células y aportan hidratación para mantener la piel firme y elástica. No olvides incluir ejercicios y masajes faciales para mantener el tono muscular y la definición. Si tu piel es sensible y tiende a resecarse, te aconsejo utilizar aceites por la mañana y por la noche.
    Si trabajas en una oficina o entorno con un ambiente muy seco, puedes utilizar los aceites también por la mañana.

A LOS 50 AÑOS

La menopausia se desarrolla normalmente a lo largo de los cincuenta.

En nuestra cultura, la menopausia tiene connotaciones negativas, ya que se ve como un problema médico e implica un sentimiento de pérdida. No obstante, este periodo de transición es un proceso totalmente natural que debemos entender para poder valorarlo.
La caída de los niveles de estrógenos hace que la piel palidezca, se reseque, y se vuelva más delgada y frágil. La piel pierde elasticidad y aparecen arrugas con más facilidad. Los estrógenos son un antiinflamatorio natural, por lo que pueden aparecer rojeces y manchas.
Sin embargo, es posible equilibrar los niveles de hormonas con una dieta saludable y la práctica de ejercicio suave. Te ofrecemos algunos consejos para garantizar la firmeza de tu piel, su hidratación y resplandor, minimizar su sensibilidad y reducir los signos de envejecimiento.

  1. Utiliza productos calmantes para evitar reacciones en la piel.

  2. Exfóliate con menos frecuencia y utiliza fórmulas más suaves.

  3. Hidrata tu piel correctamente por la mañana y por la noche. Estás en la época ideal para disfrutar de las increíbles propiedades nutritivas de los aceites e hidratantes ligeros.

  4. Nutre tu piel con vitaminas y tecnología a base de células madre para estimular la renovación celular y mantenerla radiante.

  5. Masajea tu piel con movimientos ascendentes y hacia fuera para favorecer la circulación y reducir la hinchazón.

  6. Los cuidados de la piel durante la década de los 50 deben centrarse en hidratarla para preservar el colágeno y revitalizarla. Usar aceites durante esta fase contribuirá a calmarla y nutrirla. Además, te ayudará a mantener la hidratación.
    Puedes utilizar los aceites faciales a diario, por la mañana y por la noche, como parte de tu ritual de cuidado facial.

TU RITUAL OILS OF LIFE™ PASO A PASO

Con Vanda Serrador, experta en cuidados faciales y corporales en The Body Shop®

Moderniza tu ritual de cuidado facial con la guía paso a paso sobre cómo utilizar nuestra nueva línea Oils of Life™ de Vanda Serrador.

descubre la NUEVA línea revitalizante intensiva oils of LIFE PARA TU PIEL

descubre la línea revitalizante intensiva oils of LIFE PARA TU PIEL