Skip to content Skip to main navigation Skip to footer

PLÁSTICO RECICLADO DE COMERCIO JUSTO CON COMUNIDADES

ABORDAMOS LA CRISIS DEL PLÁSTICO DE UNA MANERA DIFERENTE

Queremos dar un buen uso a todo ese plástico que ya existe en el mundo. Por ello usamos plástico reciclado de Comercio Justo con Comunidades procedente de India, donde casi un tercio de los residuos no se gestiona. Cuidamos a las personas y al planeta apoyando a los “recolectores de basura” para que trabajen en condiciones más higiénicas, obtengan un precio justo y sean tratados con el reconocimiento y respeto que merecen.

Residuos de plástico en un descampado de la India

EL PROBLEMA DE LOS PLÁSTICOS

No es ningún secreto que los residuos plásticos se han convertido en una gran crisis global: el planeta se ahoga en plástico. No solo afecta a la vida marina y a los océanos, también afecta a las personas.

En India, casi un tercio de los residuos queda sin gestionar. Esto ha provocado que, aproximadamente, 1,5 millones de personas trabajen como “recolectores de basura” de forma no reconocida limpiando las calles de su ciudad. Los recolectores de basura son, casi siempre, “dalits” (conocidos como “intocables”): el grupo social inferior en el sistema de castas de la India. Por ello son vulnerables a la discriminación y a la explotación, además de trabajar en condiciones de precariedad.

Queremos ir más allá de luchar contra la contaminación; también queremos impulsar cambio social y empoderar a las personas. En Bangalore trabajamos con nuestros socios de Comercio Justo con Comunidades Plastics for Change, que trabajan con los recolectores de basura para proporcionarles la ayuda y el reconocimiento que se merecen.

CUATRO MANERAS EN LAS QUE EL PLÁSTICO AFECTA A LAS PERSONAS

Plástico comprimido

SIN GESTIÓN DE RESIDUOS

Más de 3000 millones de personas en todo el mundo viven en países sin un servicio de gestión de residuos. Casi la mitad de la población mundial.

Una mujer trabaja con residuos plásticos

RECOLECTORES DE BASURA EN SITUACIÓN VULNERABLE

Solo en India hay 1,5 millones de recolectores de basura que trabajan en la economía sumergida limpiando las calles y ciudades.

Una mujer trabaja con residuos plásticos

PRECIOS VOLÁTILES

En 2015, los ingresos que obtenían los recolectores de basura por el plástico recogido cayeron en un 60 %*. Este precio ha disminuido aún más.

Una mujer sostiene botellas de plástico

EXPLOTACIÓN

Los recolectores de basura son vulnerables al acoso y el desarraigo, y no tienen acceso a una asistencia sanitaria digna ni servicios financieros.

*Datos de caída de precio del 60 % proporcionados por Plastics for Change y basados en su investigación.

Trabajadoras de la organización Plastics for Change

¿QUÉ HACEMOS PARA AYUDAR?

Nos hemos comprometido a luchar contra la crisis del plástico de una manera diferente. Dejar de usar plástico no es la única solución; tenemos que hacer algo con la enorme cantidad de plástico reciclable que ya existe en el mundo. Si lo usamos de forma responsable, el plástico puede ser sostenible, por lo que queremos hacer algo con todo ese plástico que ya hay en el mundo. Esta idea nos llevó a colaborar con un nuevo socio de Comercio Justo con Comunidades en Bangalore, India, para comprar plástico reciclado. Nuestra colaboración ayuda a empoderar a los recolectores de basura proporcionándoles acceso a unas condiciones de trabajo más higiénicas, un precio justo y el respeto y reconocimiento que merecen.

CONOCE A PLASTICS FOR CHANGE, NUESTRO SOCIO DE COMERCIO JUSTO CON COMUNIDADES

Plastics for Change es una empresa que, en colbaración con las ONG locales Hasiru Dala y Hasiru Dala Innovation (HDI), ofrece a los recolectores de basura de Bangalore unos ingresos estables y mejores oportunidades laborales.

Estas alianzas ayudan a integrar a los trabajadores marginalizados y a los recolectores de basura, creando una gestión de residuos organizada gracias a su experiencia. La función principal de HDI es mejorar el medio de subsistencia de los recolectores de basura para potenciar sus capacidades emprendedoras. También ofrecen otro tipo de formación como jardinería urbana.

LAS PERSONAS QUE LO HACEN POSIBLE

Annamma

ANNAMMA

Annamma ha sido recolectora de basura desde niña. Ahora dirige un centro de recogida de residuos secos.

Con ayuda de Plastics for Change y Hasiru Dala, Annamma recibió formación en dirección de empresas y ahora emplea a otras personas, incluido su propio marido. La hija de Annamma está estudiando un curso de ingeniería de plásticos. Annamma desea que su hija continúe con su empresa de gestión de residuos.

Krishna

KRISHNA

Krishna tuvo una infancia difícil, ya que perdió a su padre y vio cómo su madre tuvo que luchar para salir adelante. Al descubrir que podía ganar dinero recogiendo basura, empezó a construir su futuro.

Con ayuda de Plastics for Change y Hasiru Dala, Krishna pasó de ser un humilde recolector de basura a recoger residuos en 24 puntos diferentes de la ciudad. Ahora dirige un equipo que proporciona servicios de recogida de basura mensuales a hoteles de 3 estrellas. Krishna es ambicioso y espera mejorar el futuro de los recolectores de basura en Bangalore.

Productos de Jengibre de The Body Shop

CÓMO USAMOS ESTE PLÁSTICO RECICLADO

Comenzamos usando el plástico reciclado de Comercio Justo con Comunidades en nuestras botellas de champú y acondicionador de 250 ml, y lo estamos introduciendo en todos nuestros envases.

Tras recoger el plástico y seleccionarlo en centros de separación de residuos, se limpia, se comprime y se transporta a Europa, donde se transforma, se limpia por completo y se esteriliza. La resina resultante, de calidad para envases de la industria alimentaria, se convierte en gránulos y se recicla de nuevo para crear nuestras botellas.

En el futuro queremos comprar aún más plástico reciclado a nuestro socio de Comercio Justo con Comunidades para usarlo en más productos y ser aún más sostenibles. Sabemos que tenemos un largo camino por delante, pero ¡calma! Este es solo el principio de nuestra alianza de Comercio Justo con Comunidades y nuestro compromiso para abordar la crisis de los plásticos. ¿Quién sabe todo lo que podremos conseguir juntos?