ACEITE DE SEMILLA DE MORINGA DE RUANDA DE COMERCIO CON COMUNIDADES

ELABORADO POR ASILI NATURAL OILS DESDE 2018

Asili Natural Oils produce nuestro aceite de semilla de moringa de Comercio con Comunidades de forma sostenible en Ruanda. Los agricultores locales cultivan y recogen a mano semillas de moringa de alta calidad, separando las semillas de las vainas mediante un proceso llamado criba. Luego, secan las semillas al aire de forma natural y las prensan en frío dos veces para extraer este aceite tan nutritivo. Asili Natural Oils porque proporciona una fuente sostenible de ingresos a agricultores de las provincias orientales de Ruanda, una zona muy árida donde hay muy pocas oportunidades de generar ingresos, y por eso estamos muy orgullosos de trabajar con ellos. Los árboles de moringa son muy resistentes y crecen incluso en terrenos muy áridos proporcionando al mismo tiempo sombra que permite cultivar alimentos bajo su abrigo.

Moringa Seed_Pods.jpg

Enriquecer nuestros productos

El aceite de semillas de moringa lleva utilizándose miles de años para proteger la piel gracias a su contenido rico en omega 9 y ácido behénico.

Enriquecer a nuestras personas

En 2012, Asili Natural Oils identificó una oportunidad de mercado para comerciar con aceite de moringa y se puso en contacto con las comunidades locales para probar un nuevo tipo de cultivo. Trabajaron codo con codo con los agricultores para crear una relación de confianza, transparencia y amistad ayudándoles a conseguir un futuro mejor para ellos y para sus familias. El cultivo y la recogida de moringa es la principal fuente de ingresos para muchos agricultores ya que este árbol necesita muy poca agua y su sombra permite cultivar alimentos en zonas muy calurosas.

Enriquecer nuestro planeta

Nuestros agricultores usan métodos orgánicos para cultivar y recoger los frutos de la moringa, conocida como «el milagroso árbol de la vida» por sus propiedades beneficiosas. La moringa es un árbol muy resistente y que crece incluso en suelos muy áridos ya que no necesita mucho riego y a las abejas les encanta el néctar de sus delicadas flores. Además, sus hojas protegen otros cultivos del sol y las altas temperaturas permitiendo que crezcan y florezcan otras plantas y cultivos bajo su abrigo.