CÓMO HACER UN DETOX DIGITAL

¿Por qué es importante reducir el tiempo que pasas delante de la pantalla de vez en cuando?

¿Cuándo desconectaste de verdad por última vez? Desde luego, es más fácil decirlo que hacerlo, sobre todo con las cosas tan alucinantes que nos permite hacer la tecnología. Con un click, podemos acceder a un universo de información. Podemos expresarnos en las redes sociales. Sentirnos cerca de nuestros seres queridos, aunque nos separen muchos kilómetros. Estar conectados puede aportar muchos beneficios a nuestra vida, pero apagar la tecnología y enchufarse al mundo que hay fuera de las pantallas¹ también puede ser muy beneficioso. Sobre todo, la mente necesita espacio para respirar. Esto es lo que nosotros hemos llamado el «detox digital».

Si te estás planteando dejar de lado todos los dispositivos (al menos por un rato), lo que hagas con tu «detox digital» es cosa tuya. Cada uno tiene sus preferencias y en esto no hay una solución única para todo el mundo. Lo que sí podemos hacer es ayudarte a descubrir lo más adecuado para ti con algunos consejos y métodos para tomar consciencia.

Mujer sonriendo

¿DE QUÉ ME SIRVE UN DETOX DIGITAL?

Nos cuesta imaginarnos la vida sin tecnología. Un estudio realizado en el Reino Unido determinó que el 50 % de los adolescentes creían que eran adictos al móvil y un impresionante 78 % afirmaba que consultaban sus móviles cada hora². Otro estudio realizado por Nielsen determinó que el adulto estadounidense medio dedica 11 horas de su día a escuchar, ver, leer o interactuar con los medios digitales³. Durante la crisis del COVID-19, el tiempo que pasamos frente a las pantallas se ha disparado. El streaming aumentó por lo menos un 12 % y el uso global de internet aumentó un 50-70 %⁴. Es fácil entender la causa, cuando casi todas las interacciones que antes se hacían cara a cara ahora se realizan de forma digital: ir al colegio, reunirse, ver a los amigos, asistir a celebraciones o incluso conciertos y cenas virtuales.

Hemos agradecido poder superar la distancia para compartir estos momentos, pero muchos nos sentimos cansados con el ritmo acelerado del mundo virtual. Por eso, hay muchos motivos por los que te puede apetecer desconectar y frenar (un poco) el ritmo.

ESTRÉS

En el mundo virtual pasan continuamente un montón de cosas que reclaman nuestra atención. Usamos hasta tres pantallas, mientras el chat del grupo no deja de mandar notificaciones. Es difícil imaginarse la vida sin todo esto, pero los estudios indican que podría estar contribuyendo a nuestro estrés. En una investigación se determinó que las personas que utilizan el teléfono más a menudo experimentan un mayor nivel de ansiedad si se alejan del teléfono que las personas que les dedican menos tiempo⁵. Si el estrés te está empezando a pesar, tenemos unos cuantos consejos para ayudarte a relajarte y centrar los pensamientos

SUEÑO

Si te está costando dormir bien por la noche, plantéate la posibilidad de que pasar más tiempo frente a una pantalla esté alterando tus patrones de sueño. Hay evidencias de que las personas que utilizan los dispositivos digitales cerca de la hora de acostarse suelen dormir menos, o peor⁶. También el lugar donde los uses puede ser importante. Algunos estudios han observado que existe una correlación entre el uso de las redes sociales en la cama y la mayor probabilidad de experimentar ansiedad, insomnio o menos horas de sueño⁷.

CONCILIAR VIDA PERSONAL Y PROFESIONAL

Nos encanta estar conectados, pero a muchos nos dificulta establecer la frontera entre el trabajo y el ocio. Al final, Susana, la de administración, está mandando correos pasadas las ocho de la tarde... Desde casa, acabamos trabajando más porque queremos hacerlo lo mejor posible. Hasta en vacaciones acabamos mirando el móvil desde la piscina para enterarnos de lo que están haciendo los que aún no se han ido de vacaciones. Si cada vez te cuesta más diferenciar entre el horario de trabajo y de ocio, un detox digital podría ayudarte a marcar mejor los límites.

IMAGEN PERSONAL

Si pasas un tiempo en redes sociales, probablemente acabes comparando tu vida con la de tus amigos, los famosos o incluso con la de personas que no conoces de nada. En el fondo, sabemos que la gente suele publicar solo las cosas buenas, pero las redes sociales fomentan esa comparación constante con los demás, alimentada por las métricas, los seguidores y los Me gusta, que nos pueden dejar la sensación de no estar a la altura. Sal de la burbuja un rato para recordar lo que es importante en tu propia vida, alejándote de la presión de las comparaciones.

Fomo

A lo mejor ya has oído hablar de esta expresión inglesa, «FOMO», el «fear of missing out», el miedo a no estar disfrutando las experiencias que viven todos los demás. La conectividad permanente alimenta este miedo. FOMO también puede referirse al deseo de consultar continuamente los dispositivos por miedo a perder un mensaje o una publicación importantes. Si esta actitud te impide disfrutar del presente, un detox digital puedes ser una forma de romper ese ciclo. Puedes fijar los límites sin desconectarte por completo del mundo digital, buscando el equilibrio que te funcione.

CÓMO PRACTICAR EL DETOX DIGITAL

ADÁPTALO A TU ESTILO DE VIDA

No tienes que desconectarte del mundo digital radicalmente. Puedes definir tu detox digital como un momento para ser más consciente de tu actitud con las pantallas y ver cómo puedes mejorar esa interacción. La tecnología es útil para trabajar, aprender y mantener el contacto con la gente, pero puedes encontrar formas de convivir con la tecnología de una forma saludable.

SÉ REALISTA

Define tu detox a tu medida. Algunas personas son capaces de renunciar a la tecnología por completo durante un tiempo prolongado, pero otras tienen compromisos que atender que les requieren estar conectados durante unas horas del día. Puedes probar con una versión «mini» al terminar la jornada de trabajo. Cierra el portátil o por lo menos la bandeja de correo y las redes sociales del trabajo. Aunque solo sea una tarde, disfruta de alejarte de las distracciones digitales y los mensajes que pueden esperar al día siguiente.

MARCA LÍMITES

A veces las notificaciones pueden estresarnos mucho. Fijar unos límites para las interrupciones derivadas de las conexiones digitales puede ayudarte a despejarte un poco. Puedes dejar el teléfono en otra habitación o ponerlo en modo avión cuando quieras centrarte y disfrutar del momento. Puede ser, por ejemplo, durante las comidas o cuando estás trabajando en algún proyecto o realizando alguna actividad de ocio, disfrutando de un baño, pasando tiempo con tus seres queridos o justo antes de irte a dormir.

Dos mujeres sentadas en un sofá

10 TRUCOS PARA TU DETOX DIGITAL

  1. Intenta ser consciente del tiempo que pasas delante de una pantalla. Puedes fijarte límites o ponerte recordatorios, o incluso usar alguna app que mida el tiempo y te avise.
  2. Cuéntaselo a tus familiares y amigos para que te apoyen y sepan que a veces puedes tardar en responder.
  3. Desactiva todas las notificaciones que aparecen en las pantallas o emiten un sonido y cancela los avisos sonoros de las aplicaciones.
  4. Convierte el dormitorio en una zona libre de tecnología. Puedes dejar el teléfono en otra habitación por la noche. Si tienes que despertarte a una hora concreta, súbele el volumen al teléfono para poder oírlo de lejos o incluso plantéate comprarte un reloj despertador.
  5. Pon el teléfono en modo avión y enciéndelo solo cuando tengas que usarlo.
  1. No te lleves el teléfono al baño. Transfórmalo en una zona libre de tecnología y crea tu spa personal en casa. Céntrate en las sensaciones y disfruta de un largo baño de burbujas o deléitate con tu cuidado corporal preferido.
  2. Si no quieres salir de casa sin el móvil, puedes dejarlo lejos cuando quieras centrarte en otra cosa. Por ejemplo, déjalo debajo de la mesa si vas a cenar o en la taquilla, si vas al gimnasio.
  3. En casa, pon el teléfono en un lugar central en lugar de llevártelo a todas partes. Intenta echarle un vistazo a tu móvil siempre en ese único lugar.
  4. Pon la pantalla en blanco y negro. Ya verás que de pronto, internet resulta menos atractivo.
  5. Haz limpieza de redes sociales. Cuando eches un vistazo a las publicaciones de tu muro, piensa cuáles te hacen sentir bien y cuáles no. Si lo que ves te resta confianza o mina tu forma de pensar, puedes bloquear, silenciar o dejar de seguir.
Video de Venetia La Manna

DISTANCIACIAMIENTO DE REDES SOCIALES CON VENETIA LA MANNA

La activista y presentadora de un podcast Venetia La Manna comparte algunos consejos sobre el distanciamiento de redes sociales, basándose en su experiencia personal con el detox digital. Desde desconectarse los fines de semana hasta apagar el teléfono una hora antes de irte a acostar o justo después de levantarte, descubre unos retos accesibles que pueden venirte bien.

ENCHÚFATE AL PRESENTE

La magia de vivir el momento consiste en saber que los instantes que vives hoy son un regalo que atesorarás en el futuro. Reírse hasta que te duele la tripa con los amigos, hacer un pícnic bajo un cielo sin nubes, ver el brillo en los ojos de alguien ante un pequeño gesto de amabilidad... A veces, las pantallas nos hurtan estos segundos de gozo espontáneo. Nada debería impedirnos crear los recuerdos del futuro con nuestros seres queridos, ni siquiera el mejor meme. Bueno, vale, si es supergracioso, quizás... ¡Es broma! La clave está en el equilibrio. Pero si notas que la tecnología está perjudicando tu bienestar mental, intenta desenchufarte de vez en cuando y buscar la paz en el momento presente.