Ir al contenido Ir a la navegación del sitio web Ir al pie de página

Neceser gratis por compras desde 50€ | Envío gratis desde 40€ y Click&Collect gratuito

Neceser regalo por compra desde 50€ | 10€ dto. para ti y un amigo | Envío gratis desde 40€ y Click&Collect gratuito

CÓMO USAR UN EXFOLIANTE CORPORAL

Nuestros cuerpos pueden realizar hazañas increíbles: correr para coger el autobús, bailar con un ojo puesto en el bolso (o en la cocina) e incluso, aunque no seas consciente de ello, regenerar constantemente la piel. Pero cuando las células viejas se acumulan, la piel pueda acabar seca y apagada. ¡No, gracias! Para disfrutar de una piel suave y lisa al tacto, recurre a un exfoliante. Notarás la piel más suave y con un aspecto más sano. Después de todo lo que hace tu cuerpo, de todas las marcas y los golpes que recibe como testimonio de dónde has estado y de adónde vas, ¿no se merece que lo mimes un poco? Descubre cómo usar los exfoliantes de azúcar, qué puedes esperar de estos exfoliantes corporales y por qué estas rutinas de cuidado son un pequeño esfuerzo extra que cunde mucho.

Exfoliante Corporal de Mango de The Body Shop

¿QUÉ ES EL EXFOLIANTE CORPORAL?

¿Quieres pulir tu piel para dejarla brillante? Los exfoliantes corporales están compuestos por una mezcla de gel espeso y extensible con una textura granulada. El exfoliante corporal es, en esencia, un producto limpiador, con la peculiaridad de que su textura granulada le permite arrasar con las células viejas de la piel. A pesar de que, con el tiempo, nuestra piel se deshace de forma natural de estas células muertas, fomentar este proceso nos ayuda a disfrutar antes de una piel más suave.

¿Alguna vez te has preguntado de dónde proviene esta técnica? Los antiguos egipcios, que eran unos iluminados, no solo inventaron las pirámides. Se cree que fueron las primeras personas en usar exfoliantes corporales hace miles de años. Utilizaban exfoliantes enriquecidos con aceites perfumados en un intento de ayudar a que la piel se mantuviera más tersa, para contrarrestar el calor seco del desierto. De hecho, el uso de exfoliantes corporales ha acabado convirtiéndose en un fenómeno global. Así que, ¿a qué esperas? No hace falta irse hasta Egipto para exfoliarse como sus habitantes.

Con toda la historia que hay detrás, te garantizamos que la exfoliación corporal es más que un simple ritual agradable para el baño. Dicho esto, gracias a la textura espesa del gel, a las partículas y al cosquilleo que sientes cuando te lo aplicas, desde luego produce una sensación agradable y refresca tanto el cuerpo como la mente. Los beneficios de los exfoliantes corporales son muy diversos y varias culturas han recurrido a ellos por un montón de razones distintas. El acto de masajear el exfoliante sobre la piel ayuda a eliminar las células viejas y a limpiar el cuerpo, restaurando los aceites naturales de la piel y los niveles de hidratación, mientras que el masaje en sí ayuda a estimular el flujo sanguíneo y el drenaje linfático. Además, mucha gente dice que la exfoliación ayuda a prevenir la aparición de imperfecciones, arrugas y el vello encarnado, así como a limpiar los poros en profundidad. Es especialmente importante si te rasuras o te depilas con cera, ya que las células muertas pueden acabar fácilmente atrapadas en los folículos de los que has extraído el vello si no exfolias bien la piel previamente. En resumen, si usas un exfoliante regularmente, puedes esperar que esto te ayude a lucir una piel más pulcra, con un tono de aspecto más uniforme y una sensación de hidratación. ¿No te parece que eso es justamente lo que se merece tu magnífico cuerpo?

Mujer en una bañera aplicándose hidratante

CÓMO USAR LOS EXFOLIANTES CORPORALES

PASO 1: PREPARA

Una piel bien preparada permitirá que el tónico de la textura que elijas haga su magia. Primero, tienes que mojarte bien, ya sea en la ducha o en la bañera. La piel debe estar húmeda para sacarle el máximo provecho a la exfoliación. Por no mencionar que el calor ayuda a abrir los poros y suavizar la superficie de la piel. Ya sabes lo que dicen: si vas a hacer algo, hazlo bien. Un pequeño paréntesis: si tienes pensado depilarte en algún momento de este proceso de exfoliación, es recomendable que te exfolies antes de depilarte; así, reducirás las posibilidades de sufrir irritación y, además, tu cuchilla, depiladora o el utensilio de depilación que uses estará más cerca de la superficie de la piel.

PASO 2: APLICA

Para esta parte, tendrás que ponerte de pie en la bañera o cerrar el grifo de la ducha. Extrae una cantidad generosa del exfoliante de tu elección y aplícalo sobre la piel húmeda. Masajea en movimientos circulares mientras vas avanzando. Aplica el exfoliante por el pecho, la barriga, la espalda, el trasero y las extremidades. Si empiezas por la parte superior del cuerpo y vas bajando, tienes una ventaja: las partículas exfoliantes tendrán tiempo de hacer su trabajo antes de que llegues al último paso. No olvides que es fácil resbalar en la ducha o la bañera, así que ten cuidado cuando te exfolies las plantas de los pies.

PASO 3: EXFOLIANTE CORPORAL

Si quieres aumentar un poco la intensidad de la exfoliación, usar un accesorio de baño o ducha, como nuestro Cepillo Redondo para el Cuerpo o nuestra Esponja Vegetal Suave, te ayudará a potenciar el efecto del exfoliante corporal. Cuando uses estos utensilios, asegúrate de masajear el producto por la piel con delicadeza para reducir la probabilidad de irritar la piel. Incluso puedes finalizar este ritual aplicando los principios del cepillado corporal, usando movimientos largos hacia el corazón: una técnica que se cree que ayuda a estimular la circulación.

PASO 4: ACLARA

Ya has terminado de exfoliarte. Ahora es el momento de volver a sumergirte en la bañera o ponerte bajo la ducha para disfrutar del agua caliente y aclarar bien el exfoliante corporal. Vuelve a masajear todo tu cuerpo, eliminando el exceso de partículas exfoliantes. Ya está, ya eres especialista en el uso del exfoliante corporal. Sécate dando toquecitos con la toalla y contempla el resultado: tu piel está más suave, más limpia y más fresca. Ahora es el momento perfecto para disfrutar del hidratante adecuado. La suavidad está en camino.

Mujer aplicándose el Exfoliante Corporal Cremoso de Leche de Almendras y Miel de The Body Shop

¿CON CUÁNTA FRECUENCIA DEBO USAR LOS EXFOLIANTES?

Ahora que ya te has informado sobre el modo de uso, resulta bastante evidente que no puedes hacerle un hueco a la exfoliación corporal en tu ajetreada rutina mañanera de 30 minutos. Desde el punto de vista práctico, esto significa que la exfoliación no tiene que formar parte de tu día a día. En realidad, no es recomendable usar exfoliantes corporales a diario. Aunque nuestros exfoliantes están compuestos por ingredientes delicados, el proceso de exfoliación puede ser un poco agresivo si te pasas. Te recomendamos que uses un exfoliante corporal aproximadamente 2 o 3 veces a la semana para mantener el equilibrio de la piel. Pero debes tener en cuenta lo que te funciona a ti, la individualidad de tu cuerpo y las necesidades de tu piel. Después de todo, tú sabes mejor que nadie qué es lo que te conviene.

Como cualquier buena rutina de cuidado de la piel, que debes adaptar a tu tipo de piel, la exfoliación ofrece mejores resultados cuando eres consciente de las necesidades cambiantes de tu cuerpo y eliges tus productos específicamente para adaptarte a ellas. Piensa que esas necesidades pueden variar de un día a otro y de una época del año a otra. ¿Cómo afecta esto a la frecuencia de uso de los exfoliantes corporales? Si tienes la piel grasa y propensa al acné, puede que necesites exfoliarte un poco más a menudo. Si tienes la piel más seca, puede que con 1 o 2 veces a la semana sea suficiente. No pasa nada por usar la técnica de “ensayo y error”, siempre que tengas cuidado. La piel del cuerpo suele ser mucho menos sensible que la de la cara, así que puedes permitirte ponerla un poco a prueba.

Hay quien dice que hacen falta tres semanas para crear un nuevo hábito. ¿Cepillarte los dientes dos veces al día? Está chupado. ¿Desmaquillarte antes de acostarte? Eso lo haces en piloto automático, independientemente de la hora a la que te acuestes (y por eso sabes que eres una persona adulta y responsable). Ahora te toca dominar esta rutina semanal de cuidado corporal y encontrar los exfoliantes corporales que mejor te van. Averiguar con cuánta frecuencia debes exfoliarte es cosa tuya, pero recuerda: solo podrás notar todos los beneficios de este práctico ritual de cuidado de la piel si lo usas regularmente cada semana. Con el tiempo, verás que no solo limpias la piel: también ayudas a acabar con las células muertas y restaurar la luminosidad de la piel. Así que apunta en tu agenda tu nueva cita semanal.

ELIGE TU EXFOLIANTE

Exfoliante Corporal de Ximenia de África de The Body Shop

EXFOLIANTES DE SAL

Algunos de los mejores exfoliantes corporales del mundo están enriquecidos con sal. Este ingrediente es un recurso que se obtiene de la naturaleza, así que no es de extrañar que sea un aliado de nuestra piel. Solo tienes que pensar en nuestro vínculo con el mar. Aparte del deseo humano de estar cerca del agua o de la supuesta relación entre el ciclo menstrual y las mareas, resulta que nuestros cuerpos poseen los mismos minerales y nutrientes que se encuentran en el agua del mar. Canaliza la paz que nos envuelve a la mayoría de nosotros cuando estamos cerca del océano, mientras masajeas los granos naturales de sal sobre tu piel para disfrutar de una sensación revitalizante. Las partículas de sal tienen la forma y el tamaño perfectos para arrastrar las células viejas de la superficie de la piel, dejando tus extremidades con un aspecto más fresco y un tacto más suave.

Exfoliante Corporal de Mango de The Body Shop

EXFOLIANTES DE AZÚCAR

Puede que tu dentista diga lo contrario, pero nosotros te garantizamos que el azúcar es bueno para ti. Cuando lo usas sobre la piel, eso sí. Es uno de los secretos de belleza mejor guardados de la naturaleza: los mejores exfoliantes de azúcar hacen maravillas en la piel que necesita un extra de suavidad. Como el azúcar tiene una estructura y un tamaño más reducidos que la sal, es más delicado con la piel que necesita un poco más de cuidado. Nuestros potentes exfoliantes de azúcar están enriquecidos con aceites y extractos, además de auténticas partículas de azúcar de caña orgánico.

Exfoliante Corporal Suave De Fresa de The Body Shop

EXFOLIANTES CORPORALES SUAVES

¿Necesitas el exfoliante más suave del mundo? O puede que simplemente quieras matar dos pájaros de un tiro. Te presentamos nuestros Exfoliantes Corporales Suaves. Su fórmula tiene una textura similar al gel y sus gránulos exfoliantes tienen un tacto más suave. Eso significa que estos exfoliantes corporales son extremadamente delicados con la piel. Siguen conteniendo suficientes gránulos como para expulsar suavemente las células viejas de la piel, pero están equilibrados con lujosos aceites para compensar su microscópica exfoliación con el efecto calmante de la hidratación. Gracias a la naturaleza de esta ingeniosa fórmula, los Exfoliantes Corporales Suaves también son de fácil aplicación y puedes usarlos para lavar tu piel todos los días. ¡O sea, que no te hará falta usar dos productos distintos! Eso hace que los Exfoliantes Corporales Suaves sean perfectos si necesitas calmar tu piel, si eres de esas personas que van pilladas de tiempo por las mañanas o incluso si te vas a ir de viaje.

Nuestros mejores exfoliantes corporales para tu piel

Exfoliante de Ximenia de África de The Body Shop en la ducha

Para suavizar: ximenia

¿Quieres una piel extraordinariamente suave al tacto? Nuestro Exfoliante Corporal De Ximenia De África es el indicado para ayudarte a conseguirlo. Está formulado con aceite de semillas de ximenia recogidas artesanalmente en Namibia. Sus diminutas partículas exfolian tu piel suavemente con un placentero masaje. Sentirás que te has teletransportado a un spa.

Ver ahora
Mujer aplicándose exfoliante corporal

Para exfoliar: mango

¿Buscas desesperadamente una exfoliación profunda con todos los beneficios de los exfoliantes de azúcar? Si quieres una limpieza estimulante y un aroma delicioso, nuestro Exfoliante Corporal de Mango es para ti. Su exhaustiva fórmula está enriquecida con exquisito aceite de semilla de mango y repleta de granos de azúcar que levantan las células viejas de la superficie de la piel, dejándola con un tacto más suave y liso. Su aroma tropical es la guinda del pastel.

Ver ahora
PRODUCTO SPA OF THE WORLD™ DE THE BODY SHOP

Para revitalizar: semilla de uva francesa

¿Sientes que hoy no te puedes levantar? Pues dale los buenos días a nuestro Exfoliante de Semilla de Uva Francesa Spa of the World™. Su fórmula incluye caña de azúcar orgánica, semillas de uva trituradas y muchas otras cosas geniales para despertar los sentidos y revitalizar el aspecto de tu piel. Disfruta de su delicada fragancia afrutada y masajéate con este exfoliante de azúcar. Tu piel te lo agradecerá y se sentirá revitalizada.

Ver ahora
Mujer aplicándose el Exfoliante Corporal Cremoso de Leche de Almendras y Miel de The Body Shop

Para aliviar: leche de almendras y miel

Un dúo clásico de nuestro arsenal, y con razón. Nuestro maravilloso Exfoliante Corporal Cremoso de Leche de Almendras y Miel te dejará más feliz que una perdiz que se ha atiborrado de almendras españolas. Es ideal para las pieles secas o sensibles, con una fragancia hipoalergénica y unas partículas suaves para exfoliar con delicadeza. La piel queda nutrida y suavemente alisada.

Ver ahora

NUESTROS EXFOLIANTES VEGANOS

Manos extrayendo el Exfoliante Corporal Cremoso de Coco de The Body Shop

EXFOLIANTE CORPORAL CREMOSO DE COCO

Vamos a darle la atención que se merece a este superexfoliante, famoso por sus propiedades hidrantes para calmar la piel seca. Ah, ¿hemos mencionado ya que es vegano? Tic, tac. Este exfoliante está enriquecido con aceite de coco virgen orgánico de nuestro socio de comercio justo con comunidades de Samoa. Es el capricho tropical perfecto para ayudar a suavizar y alisar la piel.

Ver ahora
Exfoliante Corporal de Oliva de The Body Shop

EXFOLIANTE CORPORAL CREMOSO DE OLIVA

Si tienes la piel entre normal y seca, abre bien los oídos. Este exfoliante corporal vegano deja tu piel con una placentera sensación de nutrición, y está enriquecido con aceite de oliva orgánico italiano de comercio justo con comunidades. Con su delicado aroma mediterráneo y su precioso color verde, usar este exfoliante se convertirá en todo un placer y te dejará la piel lisa y suave.

Ver ahora
Exfoliante Corporal De Manteca De Karité de The Body Shop

EXFOLIANTE CORPORAL DE MANTECA DE KARITÉ

La estrella entre nuestros mejores exfoliantes de azúcar. Nuestros socios de comercio justo con comunidades de Ghana llevan años elogiando las virtudes de la manteca de karité y, sin lugar a dudas, muy pronto verás a qué se refieren. Este exfoliante está compuesto por partículas de azúcar para suavizar tu piel y una sutil fragancia que recuerda a los frutos secos. Masajéalo por tus muslos, vientre y el resto del cuerpo como parte de tu rutina de cuidado semanal. Te sentirás de lujo.

Ver ahora
Exfoliante Corporal de Cupuaçu de Brasil Spa of the World™ de The Body Shop

EXFOLIANTE CORPORAL DE CUPUAÇU DE BRASIL SPA OF THE WORLD™

El Amazonas es hogar de algunas de las maravillas naturales más impresionantes; una de ellas es la nuez de cupuaçu. Usamos el preciado aceite de estas nueces en nuestro exfoliante, combinándolo con finos cristales de sal para crear una delicada rutina de cuidado corporal. Este exfoliante te ayudará a conseguir una piel más lisa, a la vez que deja una sensación de suavidad tremendamente placentera.

Ver ahora