Skip to content Skip to main navigation Skip to footer

Cuidado del cabello en invierno

¿Alguna vez te has puesto a pensar en lo que sufre tu pelo en invierno? Tiene que vérselas con el clima gélido del exterior y la calefacción del interior: es una montaña rusa de temperatura. Además, en las manos te pones guantes y no pasa nada. Pero a tu melena le toca aguantar un gorro, que incrementa la producción de grasa o induce electricidad estática. Todo esto puede hacer que acabes con el cabello y el cuero cabelludo secos, además de roturas, puntas abiertas y encrespamiento. ¿Cómo puedes ayudar a que tu pelo sufra menos en invierno? Del mismo modo que cuidas tus dedos con nuestra crema de manos, también debes adaptar el cuidado de tu cabello a la época de invierno. Ayúdalo a que conserve un aspecto sano y sedoso con nuestros consejos para revitalizar tu cabello.

Mujer lavándose el pelo en la ducha

¿Por qué debes cambiar tu rutina de cuidado del cabello en invierno?

Cuando hace frío, llueve, hace viento o nieva, la capacidad de tu cabello para conservar la hidratación disminuye a la vez que lo hace la temperatura. Por eso puede que notes el pelo más seco que de costumbre. De hecho, las condiciones del interior también le afectan, ya que los radiadores y la calefacción también despojan al cabello de su hidratación. Y si combinamos ambas cosas… Obtenemos un cabello seco. De hecho, en invierno, el cabello puede dar muestras de todos o de alguno de los signos de la sequedad, desde puntas abiertas a caspa o grasa. A veces, incluso puedes llegar a ver mechones volando por la electricidad estática (especialmente si tienes el pelo fino), lo que significa que esos cabellos se han separado de tu melena.

Sí, ya sabemos que estos percances capilares invernales no son el fin del mundo, pero también sabemos que te sientes más tú, con más confianza, cuando tu pelo tiene un buen día. Después de todo, tu peinado es una parte importante de lo que te hace ser tú y, en gran medida, es una extensión de tu sentido de la moda, un reflejo de la música que te llega al alma y de lo que quieres que el resto del mundo vea en ti. Así que tiene sentido que quieras que tu pelo brille todo el año, incluso cuando no brilla el sol.

CHAMPÚ ANTICASPA DE JENGIBRE DE THE BODY SHOP

“En invierno, me sale un poco de caspa y tengo el pelo muy apagado. Pero eso se acabó. Este champú es increíble. Me deshice de toda la caspa desde el primer lavado y mi pelo está superbrillante y con un aspecto increíblemente sano”.

thecharlotteem

Sobre el Champú Anticaspa de Jengibre

Ver ahora

Consejos de cuidado del cabello en invierno

Vale, entonces, ¿cómo puedes mantener el pelo sano en invierno? Pues adaptando tus rutinas de lavado y peinado a esta estación del año. Parece fácil, ¿verdad? Bueno, es que no tiene por qué ser difícil si sigues nuestros sencillos consejos y una buena rutina. Míralo de este modo: cuando el viento empieza a llevarse las hojas de los árboles, sabes que es el momento de sacar las botas y la bufanda. De la misma forma, también será el momento de empezar a seguir una rutina de cuidado del cabello especial para el invierno.

Deja que te enseñemos a deshacerte del cabello seco invernal. Tenemos toda una lista de pequeños cambios que puedes hacer en tu rutina cuando los elementos empiecen a resecar tu pelo, desde nuestros champús y acondicionadores con ingredientes naturales, hasta mascarillas reparadoras y sérums nutritivos, por no mencionar los numerosos consejos de cuidado para ese cabello tuyo tan rebelde. Sigue leyendo y volverás a disfrutar sin miedo de la magia del invierno.

Productos de cuidado el cabello de Jengibre de The Body Shop

Consejo 1 - Cuida tu cuero cabelludo

No es fácil ver bien el cuero cabelludo debajo de tu pelambrera (y porque está en lo alto de la cabeza). Sin embargo, necesita tantos cuidados como tu pelo. En invierno, la combinación secante de calefacción central y clima gélido puede hacer que tu cuero cabelludo se deshidrate, dejándolo seco y con descamación. De hecho, cuando abusas del agua caliente en la ducha durante los meses más fríos, este exceso de calor puede “limpiar demasiado” tu pelo, despojándolo de sus aceites naturales. Estos aceites son los que normalmente mantienen tu pelo protegido y con un aspecto saludable. Cuidarlos es todavía más importante si quieres lucir una buena melena en invierno.

Entre los mejores productos para el cuidado del cabello en invierno está nuestra gama vegana de jengibre, con tres maravillosos componentes que ayudarán a aliviar tu cuero cabelludo seco. Primero, nuestro delicado champú, rebosante de espuma. Su fórmula contiene ingredientes de origen natural y ayuda a que el cuero cabelludo tenga un aspecto más saludable. A continuación, el Acondicionador de Jengibre, que ayuda a que el cuero cabelludo se sienta aliviado y reequilibrado. Además, notarás el pelo más fuerte y suave al tacto. Y la guinda del pastel: nuestro Sérum de Jengibre. Un sérum de absorción rápida, no graso, enriquecido con aceite esencial de jengibre de Sri Lanka, que ayuda a que tu cuero cabelludo se sienta más sano al instante. Masajéalo sobre el cuero cabelludo seco 3 veces a la semana para aliviar la sequedad y disfrutar de una sensación maravillosa.

Mujer mirándose en el espejo

Consejo 2 - Deja a un lado tus utensilios de peinado con calor

Los rizadores, las planchas y los secadores son culpables de causar o empeorar la sequedad del cabello en invierno. Dado que alcanzan temperaturas infernales, acaban con los niveles de hidratación de tu pelo. Dentro del tallo del pelo (la parte que se ve justo sobre el cuero cabelludo), el agua forma parte del sistema de apoyo de la queratina, una proteína que es el componente principal de la estructura de tu cabello. Cuando el cabello se ve sometido a estrés térmico, las moléculas de agua de cada pelo pueden evaporarse, lo que altera la composición capilar. Eso es lo que causa el encrespamiento y deja el pelo seco como la paja. En el peor de los casos, estos daños pueden hacer que la cutícula (la capa protectora del pelo) se rompa, dejando el cabello desprotegido ante la pérdida de más hidratación y causando daños irreparables en forma de puntas abiertas y roturas, elasticidad reducida y pérdida de brillo, rizo o tu textura natural.

Ahora que sabes todos los datos científicos, comprenderás por qué el cabello seco, que se ha visto aún más debilitado a causa de las temperaturas extremas tanto en el exterior como el interior, debe evitar el contacto con utensilios de peinado que emiten calor. Así que, independientemente de que quieras el pelo liso como una tabla o lleno de tirabuzones, deberías plantearte cómo puedes peinarte sin calor. Posa las planchas y prueba a usar recogidos, trenzas y moños para conseguir el efecto deseado. Mientras te tomas un merecido descanso de los utensilios con calor, ayuda a reparar los daños con nuestro Sérum para Cabello de Semilla de Uva. Solo tienes que aplicar una pequeña cantidad en tus dedos y luego pasarlos por el cabello totalmente seco o secado parcialmente con una toalla. Así, ayudarás a prevenir la pérdida de hidratación y las puntas abiertas.

Cuando vuelvas a recurrir a los utensilios de peinado con calor (si es que lo haces), platéate lavarte el pelo la noche anterior y dejar que se seque al aire, para no tener que usar el secador además de las planchas a la mañana siguiente. O, por lo menos, deja que se seque al aire casi por completo antes de darle el último toque con el secador. Pero, ¿por qué no dejas el pelo al natural para variar? Haznos caso, tu pelo te lo agradecerá.

Mujer secándose el pelo con un secador

Consejo 3 - No salgas de casa con el pelo mojado

Ya te lo decía tu madre, y las madres siempre tienen razón: no es bueno salir de casa con el pelo mojado. Cuando está mojado, el pelo es más vulnerable y propenso a romperse. ¿Por qué? Porque las gotitas de agua que quedan en el cabello pueden entrar en el tallo del pelo y, cuando el agua alcanza la temperatura de congelación, puede hacer que se hinche el tallo. Esto, a su vez, hace que las cutículas se muevan de donde deberían estar, dejando el pelo expuesto a los elementos sin su defensa habitual. La combinación de pelo mojado y tiempo invernal también puede hacer que tu color de pelo se atenúe más rápido y que los cabellos se endurezcan, lo que hace que se rompan y que aparezcan puntas abiertas con más facilidad.

Pero todo esto no tiene por qué pasar si te cuidas el cabello en invierno. Solo tienes que asegurarte de que tu pelo esté completamente seco antes de salir de casa. Da igual si dejas que se seque al aire o lo secas con secador. Puede que necesites esperar más tiempo de lo normal para asegurarte de que esté seco antes de salir a la calle, sí. Pero también puedes cambiar el horario en el que te lavas el pelo y ya está. Lávatelo y sécalo por la noche para que por la mañana ya esté listo. Ah, y otra cosa: intenta no cepillarte el pelo cuando esté muy mojado. Incluso en la comodidad de tu baño, lleno de vapor tras la ducha, el pelo mojado sigue estando más débil. Escurre bien toda el agua con la ayuda de una toalla (no secándolo a lo loco) y usa un peine de cerdas anchas para peinarlo con cuidado, empezando por las puntas y subiendo poco a poco. Tu madre estará orgullosa de ti.

MASCARILLA NUTRITIVA DE BANANA

Consejo 4 - Mima tu pelo con una mascarilla

Cuando llega esa época del año en que te apetece disfrutar de un ambiente cálido y acogedor (o “hygge”, como dicen los daneses), enciendes la chimenea o pones a tope los radiadores. Mientras tanto, fuera, puede estar cayendo la nieve o azotando una tormenta. Por romántico que pueda ser contemplar un manto blanco de nieve virgen desde la comodidad de tu hogar, en estas situaciones, tanto dentro como fuera, el aire pierde sus niveles normales de H2O y se vuelve más seco. Y, como consecuencia, tu pelo también se reseca. En estos momentos, es cuando entra en juego una buena rutina de cuidado del cabello. Ponte una mascarilla en el pelo todas las semanas (igual que te pones una mascarilla facial a la semana para cuidar tu rostro). Esto ayudará a que tu pelo tenga un aspecto y un tacto tan lustrosos que no podrás evitar tocarlo. Esto es necesario independientemente del estado en que esté tu cabello o de su textura natural. Todo el mundo necesita un plus de hidratación para ayudar a combatir la dureza del invierno. Y si no tienes que cuidar de un cabello dañado, deberías tomar medidas preventivas.

Si tienes un pelo entre normal y seco, prueba nuestra Mascarilla Nutritiva de Banana, enriquecida con puré de banana orgánica de Ecuador y aceite de nuez de Brasil de comercio justo con comunidades de Perú. Masajéala sobre el pelo limpio y húmedo (después del champú y del acondicionador), péinate con cuidado con nuestro Peine para Desenredar y deja actuar la mascarilla 10 minutos. Después de usar esa maravilla con aroma tropical, notarás el pelo realmente nutrido al instante, de la raíz a las puntas, además de más suave al tacto y sin encrespamiento. Por otra parte, para cuidar del cabello rizado en invierno lo mejor es nuestra Mascarilla Capilar Reparadora de Manteca de Karité. Es ideal para el cabello seco y propenso a los daños. Aclárala bien y verás cómo ayuda a desenredar y acondicionar el cabello sin apelmazar ni eliminar hidratación. Resultado: tu pelo tendrá un aspecto menos encrespado y seco.

Mujer usando espuma limpiadora

Consejo 5 - No uses agua muy caliente ni muy fría

Tu cuarto de baño es tu santuario, especialmente cuando te apetece darte un baño reparador mientras disfrutas de un buen libro en los meses más fríos del año. No hay nada más relajante para calmarte antes de dormir o darles un respiro a tus castigadas piernas. Pero la forma en la que te das ese baño puede contribuir al sufrimiento de tu pelo.

Resumiendo, este es nuestro consejo: no te pases con el agua caliente. Aunque puede resultar tentador abusar del agua caliente cuando fuera hace fresco, el agua a temperaturas extremas no le hará ningún favor a tu cabello. Si el agua está demasiado caliente, puede eliminar los importantísimos aceites naturales de tu cuero cabelludo y crear sensibilidad. Y, cuando hablamos de temperaturas extremas, también nos referimos al frío. Toma nota si te gusta despertarte con una ducha bien fría por las mañanas. Así que, cuando te laves el pelo en invierno, haz como Ricitos de Oro: elige siempre la opción intermedia. El agua debe estar confortablemente tibia, para ayudar a que tu cabello seco conserve su mejor aspecto en los meses de invierno.

También deberías plantearte reducir el número de veces que te lavas el pelo a la semana, para ayudar a limitar las posibilidades de que tu pelo y tu cuero cabelludo acaben dañados por la diferencia de temperatura. Si normalmente te lavas el pelo cada día, intenta empezar a lavártelo cada dos días, y así sucesivamente.

CHAMPÚ PURIFICANTE FUJI GREEN TEA™

Consejo 6 - No te pongas gorro de vez en cuando

Aunque puede que a ti te encante llevar un gorro de lana, un sombrero o un fedora, puede que a tu pelo no le guste nada. Cuando te cubres la cabeza, tu pelo puede mostrar signos de deterioro típicos del invierno, como grasa y electricidad estática. Bajo el gorro, tu cabeza se calienta, haciendo que los aceites cerosos naturales se vuelvan más fluidos y, como consecuencia, que tu pelo parezca más graso. Esa grasa, a su vez, puede hacer que te laves el pelo más a menudo, y lavarse demasiado el pelo puede despojarlo de sus aceites naturales. ¡Vaya! Ahora, además, tienes el pelo seco.

Asimismo, algunos tejidos pueden crear electricidad estática, que hace que se eleven mechones de tu pelo, como si estuvieras participando inconscientemente en un experimento científico. Esto ocurre cuando dos texturas diferentes entran en contacto directo, lo que hace que los electrones se transfieran de una a la otra, creando ese temido “estilo” capilar. Te puede pasar tanto si llevas un gorro como si no, debido a la falta de humedad. Cuando tu pelo no está lo bastante hidratado, como en invierno, puede que se cree fricción entre los mechones, lo que aumenta la transferencia de electrones y hace que algunos cabellos se repelan entre sí.

No dejes que tu tocado empeore el estado de tu pelo en invierno. Para ayudar a prevenir la aparición de electricidad estática con la llegada del frío, asegúrate de que tu pelo esté hidratado y de ayudar a revitalizar su hidratación. Lo que nos lleva al uso semanal de una mascarilla y de aceites nutritivos. También deberías plantearte sustituir tu gorro de lana por un sombrero forrado de seda, para ayudar a que tu pelo no sufra por la aspereza de los tejidos con mucha textura. Mientras tanto, para ayudar a purificar tu pelo y tu cuero cabelludo, ayúdate de nuestro superdúo: el Champú Purificante Fuji Green Tea™ y el Acondicionador Hidratante Fuji Green Tea™. Ambos están enriquecidos con extracto de té verde japonés y miel, y ayudan a limpiar el cabello y a dejarlo revitalizado y fresco. Si notas el pelo especialmente graso, sustituye ese champú por nuestro Champú Exfoliante Fuji Green Tea™ una vez a la semana. Es delicado con el cuero cabelludo y ayuda a que tu pelo se sienta purificado, reduciendo la acumulación de grasa sin resecar ni dejar residuos.